Ciclo “Fin de la 1ª Guerra Mundial y Tratado de Paz”. Segunda conferencia “La Guerra Submarina en la 1ª Guerra Mundial”. Ponente: José María Treviño Ruiz

Ciclo “Fin de la 1ª Guerra Mundial y Tratado de Paz”. Segunda conferencia “La Guerra Submarina en la 1ª Guerra Mundial”. Ponente: José María Treviño Ruiz

Por |2019-02-20T15:06:27+00:00febrero 15, 2019|Madrid, Noticias|Sin comentarios

El día 11 de febrero de 2019, a las siete de la tarde, en la sede de la Real Liga Naval Española y en colaboración con la Real Asamblea de Capitanes de Yate, dio comienzo la segunda conferencia del ciclo “Fin de la Primera Guerra Mundial y Tratado de Paz de Versalles”.El ponente, Almirante (r) D. José María Treviño Ruiz, fue presentado por el director del Área de Cultura de la RLNE. Seguidamente impartió la segunda conferencia del ciclo: “La Guerra Submarina en la 1ª Guerra Mundial”.

Comenzó la conferencia haciendo un resumen histórico de los primeros submarinos utilizados en la guerra naval, entre ellos el CSSHL “Hunley” que hundió en 1864, durante la guerra de Secesión americana, a un buque enemigo y que a consecuencia de ello resultó también destruido.

Refiriéndose a la 1ª Guerra Mundial, describió los tipos de submarinos que fueron empleados por los alemanes y sus características y rendimiento. Hizo especial hincapié en la hazaña del U-9, que en septiembre de 1914, hundió los cruceros británicos, HMS “Aboukir; HMS “Hogue” y el HMS Cressy”, uno tras otro, en una hazaña sin precedentes y que llenó de estupor al Almirantazgo del Reino Unido. A partir de esa acción cambió la guerra en el mar. Surgía una nueva forma de combate con esta nueva arma, especialmente letal para la navegación mercante.

Describió sus formas de actuar, ahorrando en lo posible el uso de los torpedos, muy caros y escasos a bordo, utilizando preferentemente el cañón en superficie con el que después de varios impactos lograba enviar al fondo del mar a su víctima. Ante ese método, eficaz y barato, los aliados de la Entente, utilizaron contramedidas que también dieron resultado como fue el empleo de los barcos “Q”, o buques trampa, que no eran otra cosa que barcos mercantes de aspecto inofensivo. El submarino alemán al emerger y aproximarse a su presa, era muy vulnerable y no podía soportar el fuego de los cañones que hasta entonces habían estado escondidos en el carguero.

Se refirió también a las distintas fases de la guerra, a las zonas de exclusión y al hundimiento sonado del “Lusitania” por un submarino alemán frente a las costas de Irlanda. Explicó las acciones de guerra submarina en el Mediterráneo, la utilización de las bases de Pola y de Cattaro en el Adriático, por los sumergibles alemanes y las incursiones por los Dardanelos y mar de Mármara,

Explicó que a partir de 1917, Alemania declaró la guerra submarina sin restricciones, incluidos a los barcos americanos, lo que a su juicio fue un error de cálculo del Alto estado Mayor Alemán, ya que el Presidente Wilson tuvo tiempo de movilizar un potente ejército a las órdenes del general Pershing y que fue determinante para la victoria de la Entente.

Acabó la ponencia refiriéndose a los problemas que los submarinos alemanes ocasionaron a España, tanto por los hundimientos a barcos mercantes, como por el aprovechamiento en ocasiones de sus costas para el apoyo logístico.

Al final hubo como siempre un coloquio muy participativo e interesante, ya que entre los asistentes había antiguos comandantes de submarino.

 

 

Sobre el autor: