Historia

La Real Liga Naval Española es una asociación de carácter privado, independiente y apolítica, sin ánimo de lucro, no adscrita a ningún organismo o institución, reconocida por el Estado como de "Utilidad Pública". La Liga aglutina las aspiraciones y anhelos de las cuatro marinas: Armada, Mercante, Pesca y Deportiva.

Los fines de la Real Liga Naval Española se encuadran en la promoción y defensa de los intereses marítimos de España en su concepción más amplia.
Los orígenes de la Real Liga Naval Española hay que buscarlos en el nacimiento de la Liga Marítima Española, creada por el teniente de navío Adolfo Navarrete en el año 1900. Recordemos que, apenas dos años antes, España asiste a la pérdida de sus últimas posesiones coloniales en Filipinas y el Caribe. La pérdida de las colonias va a instalar en la sociedad española un estado de ánimo donde el pesimismo presidirá la vida del país. Sin apenas Armada y con una deficiente Marina Mercante, España se convierte en una nación moribunda que a duras penas puede jugar el papel de comparsa en las relaciones internacionales.

Bajo este marco de referencia, y amparada en el impulso de personajes como Adolfo Navarrete, Antonio Maura o Joaquín Sánchez de Toca, el 16 de diciembre de 1900 se constituye la Liga Marítima Española con la finalidad de representar ante la opinión y los poderes públicos las aspiraciones y promover, por todos los medios legítimos de propaganda e influencia, el fomento de la vida marítima nacional. Antonio Maura será el primer Presidente de la Liga, siendo nombrado Adolfo Navarrete Secretario General. A partir de este instante la Liga se convertirá en el eje vertebrador de cuantas iniciativas acontezcan relacionadas con el desarrollo de los intereses marítimos de España.

En junio de 1901 tiene lugar, bajo el impulso de la Liga Marítima, el Congreso Marítimo Nacional. La celebración del Congreso registrará un impacto mediático importante del que se hará eco toda la prensa nacional. El Congreso servirá para concienciar a la clase política española de la necesidad de impulsar el progreso de la Armada española, su Marina Mercante y la industria de la Pesca.

El 10 de enero de 1902 se publica el primer número de " Vida Marítima", medio de difusión de la Liga y cuyo prestigio e influencia marcarán, durante mucho tiempo, un hito en la vida marítima del país.

El prestigio que alcanza la Liga Marítima lleva al Gobierno, el 11 de marzo de 1903, a disponer que se declare a la Liga una asociación oficial y de utilidad pública. La influencia social y política alcanzada por la Liga será determinante para la promulgación de leyes como la ley de 1907 de protección a la industria nacional, la ley Ferrándiz de 1908, la ley de comunicaciones marítimas de 1909 o la ley de construcción naval de 1925. La expansión de la Liga supondrá para ésta llegar a contar con más de 17.000 socios antes del inicio de la Guerra Civil. La Guerra Civil supondrá la práctica desaparición de la Liga Marítima. Serán precisos muchos años para que la refundación se produzca bajo la denominación de Liga Naval Española en el año 1970. Desde entonces la Liga ha venido sosteniendo el histórico legado de la Liga Marítima convirtiéndose en eje integrador los intereses navales de la nación.