Entrevista a Oscar Bernedo, Director del Área de Turismo Náutico RLNE

“El mayor activo de la Real Liga Naval Española (RLNE) son sus socios”

Oscar Bernedo es arquitecto de profesión, estudió arquitectura técnica en la Politécnica de Barcelona y arquitectura superior en la ETSA de Madrid.

Miembro de la Junta de Representantes del Colegio de Oficial de Arquitectos de Madrid

Su actividad profesional transcurre en el campo de la arquitectura y la construcción, con una variada actividad como redactor de proyectos, director de obra, perito, asesor técnico, promotor y constructor.

Vocal de la Junta de Gobierno de la Real Liga Naval Española (RLNE) y consultor del Comité Técnico de la Oficina Técnico-Marítima. Desempeña la Dirección del Área de Turismo Náutico de la RLNE.

Modelista naval, ha realizado una dilatada labor de recopilación de documentación y bibliografía sobre la Historia y particularmente la construcción naval previa al primer tercio del S.XIX. Miembro del Área de Modelismo Naval, de la que ha sido secretario durante ocho años.

Capitán de yate y practicante del deporte de la vela, donde ha estado federado y participando en regatas hasta la actualidad, se inició en vela ligera pasando después a la práctica en crucero. Actualmente centra su afición como navegante en la promoción dentro de la Liga, de actividades náuticas para los socios y simpatizantes.


¿Cuál es tu visión sobre el sector de la náutica deportiva en España?

En cuanto a la práctica deportiva, la náutica española cuenta con una elite de profesionales y deportistas federados con muy alto nivel internacional. Sin embargo, es un deporte poco practicado y desconocido para el gran público, que tan solo sabe de su existencia con ocasión de las olimpiadas.

La náutica de recreo cuenta con una excesiva regulación que complica y encarece su práctica. A pesar de ello, actualmente en un sector en alza, aumentando continuamente el número de titulaciones náuticas. Es deseable que pronto alcance el nivel de popularidad de otros países de nuestro entorno.

¿Qué medidas reclamarías a la Administración marítima española para fomentar la práctica de la náutica deportiva en nuestras costas?

Apoyar la difusión y práctica del deporte federado. Es necesario dejar de poner trabas a la práctica de la vela en aguas interiores, que puede ser la vía de acceso a este deporte para muchos ciudadanos.

Una regulación menos restrictiva de la náutica, semejante a la de otros países europeos.

Modernización de los requisitos legales en materia de seguridad y navegación, adaptándolos a las nuevas tecnologías.

Conseguir que el abanderamiento bajo el pabellón español resulte atractivo, evitando la emigración de las embarcaciones nacionales a otros pabellones de conveniencia.

Un régimen sancionador razonable y equiparable, por ejemplo, a la conducción de vehículos.

¿Cómo crees que afecta el impuesto de matriculación al sector?

Es un impuesto muy negativo para nuestro sector, que resulta encarecido en un 12% frente al de los países de la Unión Europea, provocando la huida de embarcaciones a otros países.

Al ser de aplicación a las embarcaciones de más de 8 metros de eslora, tiene el efecto de ser un freno al incremento medio de la eslora en nuestra flota de recreo.

Grava las primeras matriculaciones en España de las embarcaciones nuevas o de segunda mano junto con sus accesorios. Esto provoca conflictos, ya que las valoraciones de las embarcaciones de segunda mano pueden ser objeto de tasaciones contradictorias, obligando al ciudadano a presentar recursos. El equipamiento posterior a la primera matriculación se encuentra también gravado, algo que por ejemplo no sucede en los vehículos terrestres. Todo lo anterior provoca una situación de inseguridad que lleva al aficionado a sentirse objeto de una persecución recaudatoria.

Estoy convencido de que su supresión activaría el sector, produciendo a la larga un incremento de la actividad económica y consecuentemente de la recaudación tributaria.

¿Qué opinión te merece el papel que juega la RLNE dentro del sector marítimo español?

El mayor activo de la RLNE es contar con unos socios de gran calidad humana y profesional, cuya característica más sobresaliente es la generosidad en su apoyo a nuestra institución.

La organización de los Congresos Marítimos, una intensa actividad cultural, participación en foros profesionales y la presencia cada vez más frecuente ante las instituciones públicas, incrementan día a día nuestra relevancia y presencia en el sector.

Tenemos que hacer un esfuerzo para incrementar nuestra base social y fortalecer nuestra estructura con el fin de dar respuesta a los retos que nos plantea una sociedad que todavía mayoritariamente vive ajena al mar.

Con un trecho del siglo XXI ya recorrido, vemos como nuestros objetivos fundacionales del año 1900 siguen vigentes, y España necesita la promoción y defensa de sus intereses marítimos, la protección de su patrimonio histórico sumergido, el estudio y difusión de nuestra historia naval y conseguir el acercamiento de los ciudadanos al mar.


 

Consulta el resto de entrevistas mensuales aquí

Consulta el resto de entrevistas trimestrales aquí