Entrevista a Alejandro Klecker de Elizalde. “El español en general ve el mar desde la playa”

Alejandro Klecker de Elizalde es colaborador del Instituto de Historia y Cultura Naval, académico correspondiente de las academias navales y marítimas de Chile y Uruguay, oficial reservista del Cuerpo general de la Armada, ponente en diversas escuelas navales de Iberoamérica, y España patrón, buceador. Es autor de numerosos artículos y monografías del CESEDEN relacionadas con estrategia, inteligencia, seguridad marítima, política naval y editor de Ediciones Navalmil. Ha sido Editor de Ediciones Navalmil, Director de compañías como Clarke, Modet & Co., Coopers & Lybrand y Arthur Andersen.

Está en posesión de la Cruz al Mérito Naval. Diplomado en Fortificaciones y Poliorcética, Vexilología, Lcdo. en Ciencias Políticas y de la Administración.

Es socio de la RLNE, Director General de la Real Fábrica de Tapices y Asesor de Euro-Funding.

Vemos por tu CV que tu vida, de alguna manera, siempre ha estado vinculada con el mar.

Efectivamente desde siempre sentí por influencia familiar, que por línea materna sirve en la Armada ininterrumpidamente desde el siglo XVIII, una fuerte vinculación por las cosas de la mar. Ingresé como voluntario en la Armada a los 18 años, fui profesor en el CESEDEN de temas relacionados con estrategia naval, soy socio de la RLN desde los veintitantos años, Vicepresidente de la Asociación de Amigos del Museo Naval, Presidente de la Junta de Benefactores de la Fundación Museo Naval, oficial reservista en el Cuerpo General de la Armada, patrón y buceador. Además de voraz lector de historia naval. Soy académico correspondiente de las Academias Navales y Marítimas de Chile y Uruguay; ponente en diversas escuelas navales de LATAM y España. Actualmente realizando tesis doctoral sobre la Armada y su proceso de incorporación a la OTAN.

Desde tu faceta de editor literario, ¿por qué crees que en España la literatura del mar tiene tan escaso recorrido? 

Pienso que tenemos un gran número de escritores actualmente, pero es cierto que apenas se venden 300-400 libros de cada título y el volumen por lo tanto de interesados parce bien escaso.

¿Cómo calificarías la labor que viene desarrollando el Instituto de Historia y Cultura Naval?

El IHCM desarrolla una actividad que sin duda debe reforzarse en ambientes más universitarios y de adolescentes, se aprecia una edad elevada entre los asistentes a conferencias y cursos. Creo que hay que participar más en masters, divulgación en colegios y promover mediante becas, tesis universitarias sobre la mar.

¿Qué recuerdos guardas de tu paso por la Escuela Naval Militar?

Sin duda la mejor experiencia de mi vida y que repetiría con gusto, me encontré sin duda a una juventud con afán de servicio a España, grandes valores, mucho compañerismo y excelente formación humana y académica.

¿Por qué crees que mayoritariamente los españoles no viven la realidad marítima con la misma intensidad que lo hacen los ciudadanos de países de nuestro entorno más cercano?

El español en general ve el mar desde la playa o con una limitada vocación de navegación en apenas unos días al año y conoce muy poco de la importancia económica, social y estratégica de la mar.

¿Qué opinión te merecen las últimas declaraciones de la ministra de Defensa en las que se muestra proclive y decidida a implementar el programa de las nuevas fragatas, a renovar el arma aérea de la Armada y a completar el programa del S80? 

El desarrollo de las nuevas fragatas de lo que hay que alegrarse, debe complementarse urgentemente con una modernización del arma aérea y material de la Infantería de Marina, y continuar y acrecentar el peso de la Armada en la vida social, medios de comunicación y proyectos de I+D nacionales (vehículos no tripulados, nuevos materiales, nuevos sistemas de armas y software).

Finalmente, ¿Qué papel cree que juega la RLNE dentro del sector marítimo español?    

La RLNE debe extender sus actividades en la media de sus posibilidades en los campos más arriba mencionados. Publicaciones seminarios, becas universitarias, sobre todo en el interior que vive totalmente ajena a nuestros intereses marítimos