Ciclo “Centenario de la Aeronáutica Naval De La Armada Española”. 23 de octubre en la Sede de la RLNE. 2ª Conferencia “Dédalo” El primer porta-aeronaves de la Armada Española”. Ponente: Marcelino González Fernández

El día 23 de octubre, a las siete de la tarde, y en la sede de la Real Liga Naval Española con la colaboración de la Real Academia de la Mar, dio comienzo la segunda conferencia del ciclo: “Centenario de la Aeronáutica Naval de la Armada Española”: “Dédalo. El primer porta-aeronaves de la Armada Española”.

El ponente expuso de forma cronológica la vida operativa del “Dédalo” desde su transformación del mercante “España nº 6”, (antiguo “Neuenfels”), hasta su desguace tras la guerra civil. En el curso de la guerra del Rif, la Armada tuvo necesidad de contar con un buque de apoyo que sirviera de plataforma de hidroaviones y de dirigibles; para ello modificó el barco mencionado en los astilleros Vulcano de Barcelona. Según explicó el conferenciante, entró en servicio el 25 de mayo de 1922. Describió también las características técnicas del barco con ayuda de diapositivas, ubicación de base y buques de apoyo.  Seguidamente explicó su participación en el bombardeo en la playa de la Cebadilla y en otras acciones de guerra, como el desembarco de Alhucemas y en Tiguisas, donde fue derribado el hidroavión “Savoia S. 16 bis” falleciendo en esa acción el alférez de navío Jorge Vara Morían. También se refirió al accidente que en 1925 costó la vida en Mahón al estrellarse el “Machi M. 18” que pilotaban, al teniente de navío Vicente Cervera y al capitán de corbeta Pedro María Cardona, verdadero creador de la Aeronáutica Naval.

Entre otras acciones en las que participó el “Dédalo”, destacó su colaboración en el intento de rescate del acorazado “España” varado en el cabo Tres Forcas, cerca de Melilla.

Tras la guerra de Marruecos, el ponente fue explicando los actos en los que en barco tomó parte y la visita que recibió del rey Alfonso XIII. Destacó también las pruebas realizadas desde su cubierta del autogiro “La Cierva C-30” y detalles del fin de su vida en activo: como su entrada en dique en Cartagena, donde en vista del mal estado de sus máquinas quedó transformado en Escuela de Electricidad y Radiotelegrafía; su desarme en 1936 y el traslado a Sagunto para su desguace. Terminó la conferencia haciendo un análisis de lo que supuso este buque en la Armada, que, dentro de sus limitaciones, fue un paso innovador como barco de apoyo, calificado como “Estación Transportable de Aeronáutica Naval”.

Al final de su exposición hubo un debate interesante entre los asistentes sobre el aporte real que supuso el buque en la Armada. El ponente fue contestado a todas las preguntas que se le formularon con el conocimiento sobre estos temas que siempre le han caracterizado.