Organizadores

Real Liga Naval Española

La Real Liga Naval Española es una asociación de carácter privado, independiente y apolítica, sin ánimo de lucro, no adscrita a ningún organismo o institución, desde el año 1972 está reconocida por el Estado como de "Utilidad Pública". La Liga aglutina las aspiraciones y anhelos de las cinco marinas: Armada, Mercante, Pesca, Deportiva y Científica.

Los fines de la Real Liga Naval Española se encuadran en la promoción y defensa de los intereses marítimos de España en su concepción más amplia.

Los orígenes de la Real Liga Naval Española hay que buscarlos en el nacimiento de la Liga Marítima Española, creada por el teniente de navío Adolfo Navarrete en el año 1900. Antonio Maura fue el primer Presidente de la Liga, siendo nombrado Adolfo Navarrete Secretario General. A partir de ese instante la Liga se convirtió en el eje vertebrador de cuantas iniciativas acontecieron relacionadas con el desarrollo de los intereses marítimos de España.

En junio de 1901 tiene lugar, bajo el impulso de la Liga Marítima, el I Congreso Marítimo Nacional. La celebración del Congreso registró un impacto mediático importante. El Congreso sirvió para concienciar a la clase política española de la necesidad de impulsar el progreso de la Armada española, su Marina Mercante y la industria de la Pesca.

La Real Liga Naval Española dispone de 12 delegaciones que abarcan la totalidad del territorio español, también cuenta con las siguientes áreas de actividad: Cultura, Pesca, Turismo Nautico, Modelismo Naval, Arqueología Sumergida, Biblioteca, Relaciones con la Armada y con una Oficina Técnico Marítima.

Leer más

Clúster Marítimo Español

La Comisión Europea, en su Libro Azul sobre el Sector Marítimo, propone una política marítima integrada de la Unión Europea, que descanse en el reconocimiento claro, de la interconexión de todo lo relativo a los océanos y mares europeos y en la directriz, de que las políticas relacionadas con el mar, deben formularse conjuntamente, para poder elaborar una política marítima europea sólida y consensuada, que contribuya a integrar las numerosas políticas relacionadas con el mar, aplicadas desde ámbitos muy diferentes y a menudo sin coordinación alguna.

Como una de las principales actuaciones, la Comisión, recomienda la creación de una red europea de clústeres marítimos, e invita a los Estados miembros, a elaborar políticas marítimas nacionales integradas, en estrecha colaboración con las partes interesadas agrupadas en los clústeres. La Red Europea de Clústeres Marítimos está constituida por 17 clústeres marítimos nacionales europeos de los que el CME forma parte.

El Clúster Marítimo Español, se crea el 19 de octubre del 2007, y hoy en día la constituyen unas 100 entidades (85% privadas y 15% públicas) que engloban en su conjunto a más de 3.000 entidades marítimas en todo el territorio nacional.

En el CME están representados los astilleros y la construcción naval; los navieros; la pesca; la investigación oceanográfica; la Armada, la industria estratégica, la seguridad marítima; las sociedades de clasificación; la actividad portuaria; los transportes y la logística; los servicios jurídicos, financieros, aseguradores y de otra muy diversa índole; las ingenierías; los centros tecnológicos; los sindicatos; las universidades; los clústeres regionales representativos de las comunidades autónomas más ligadas al mar y los ayuntamientos marítimos.

El Clúster Marítimo Español es una asociación sin ánimo de lucro y una Agrupación Empresarial Innovadora, inscrita en el Registro correspondiente del Ministerio de Industria, ya que en el mismo se engloban varios centros tecnológicos y de innovación, agentes del sistema I+D+i, que hacen de la innovación una de las líneas fundamentales de su actuación. Como se recogió en el Informe sobre la Política Marítima Integrada de la Comisión de Transportes y Turismo del Parlamento Europeo, de 5 de octubre de 2010, el éxito de la Política Marítima Integrada, debe basarse en una investigación, tecnología e innovación marina del máximo nivel y conducir a un enfoque unitario en la toma de decisiones y, por consiguiente, a una menor duplicidad de competencias reguladoras, dependiendo, en una gran parte, de la actuación innovadora por parte del sector privado.

El Plan Estratégico del CME, ha identificado seis áreas especialmente importantes: Competitividad, Proyección Internacional, impulso a la Formación, Tecnología – Innovación y Sociedad - Imagen.

Leer más